Blog Single Post

20

Julio

¿Urgente o importante?

Hoy vamos a hacer un parón en la serie de posts sobre ¿Cómo elaborar un buen plan de empresa? porque quiero comentar sobre un tema que desde hace años, vuelve recurrentemente a perseguirme cada cierto tiempo. Suele venir precedido de una época de mucha actividad (o muchas actividades) y, en muchos casos, ha llegado incluso a ocasionarme temporadas de estrés. El título no deja lugar a dudas, vamos a conversar sobre qué es URGENTE y qué es IMPORTANTE.

El mundo se mueve a una velocidad de vértigo y nosotros con él. A mi juicio uno de los mayores problemas de nuestras sociedades modernas es que “los árboles no nos dejan ver el bosque” y un día cualquiera de nuestras vidas tenemos montones de tareas que ejecutar, infinidad de mails que contestar, otros tantos que escribir, 3 ó 4  reuniones, tweets que programar, posts que leer (que se nos pasan las tendencias sin darnos cuenta)… En fin, dedicamos la mayoría de nuestro tiempo y esfuerzos a tareas urgentes que, en un elevado porcentaje, responden a la operación diaria de nuestras empresas o proyectos; sin olvidar -por supuesto- a nuestra ineficacia como gestores de nuestro tiempo.

No es mi intención sentar cátedra, sin embargo, estoy bastante seguro de que muchas de estas tareas urgentes surgen de la “inercia” de la operación que hace muy mala mezcla con lo poco estrictos que somos a la hora de priorizar nuestras actividades. ¿Son necesarias?, sí. Hay que hacerlas y bien, pero muy probablemente no harán la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Es por esto que cada cierto tiempo es muy recomendable tomarse el tiempo de respirar, pensar, conversar, buscar dentro de uno mismo y de la organización y, finalmente, tomar decisiones importantes. Decisiones que respondan a nuestra misión y nos dirijan hacia nuestra visión apoyados en nuestros valores… Son las decisiones importantes las que hacen la diferencia. Las que separan a los excelentes de los mediocres.

De hecho, trabajar en profundidad para desarrollar y, posteriormente, ser fiel a una filosofía corporativa coherente y sólida, es un claro indicador de que la persona, el equipo y la empresa no se quedan en lo urgente, sino que se dedican a lo importante.

Dedicar un rato este verano a pensar en “cosas importantes” 😉

¡Hasta la próxima!

Fdo. Carlos Cendra

- Alejandra Hernando, ,

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de las condiciones de uso de cookies en nuestro aviso legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies